Navegar por

Polución Nocturna-Tercera Entrega

Por Mercurio Sosa-

“La situación en Donbáss (sudeste de Ucrania) ha sido una característica intermitente de los programas de entrevistas políticas rusas durante los últimos años, junto con la campaña militar en Siria y más recientemente las etapas en la preparación de las elecciones presidenciales del 18 de marzo.
Según Kiselyov, la nueva ley, que espera la firma de Poroshenko, termina la participación de Kiev en los Acuerdos de Minsk y se prepara para la guerra. La misión en Donbass ya no se describe como una «operación antiterrorista». La misión ahora es enviar fuerzas armadas contra «formaciones militares de la Federación Rusa» en Donbass. Se crea un cuartel general militar para coordinar la operación militar que se librará en Donbass. Mientras que hasta ahora las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk estaban sujetas a los Acuerdos de Minsk considerados como partes negociadoras, desde ahora solo hay «administraciones de ocupación» de la Federación de Rusia en estos territorios. Rusia es identificada como un «agresor». Dice Kiselyov, «Esto hace que sea más conveniente para Ucrania comenzar una guerra». De esta manera, Poroshenko ha preparado el camino para no pagar la deuda externa del país. Preparado para permanecer en el poder para siempre.
Los residentes locales confirman que la ley significa guerra. Ven el momento actual en primera línea como «calma antes de la tormenta». Los soldados de Donetsk en sus trincheras dicen que están completamente listos para enfrentarse al enemigo.”[1]

 

Los Cortes de pelo en Buenos Aires arrancan desde los 150 pesos, llegando en algunas ocasiones a la exorbitante suma de 300 pesos. Que me perdonen los peluqueros pero no es una suma que esté dispuesto a pagar por un corte de pelo.

Cómo en todos los aspectos de esta ciudad post-moderna, globalizada, donde el dinero está en el más alto escalafón de importancia. Donde el sistema está organizado para que nada en este mundo sea gratis, salgo a buscar una falla en el engranaje, un punto ciego de vigilancia para conseguir lo que busco: Un corte de pelo gratuito.POLU 3

Caminando por avenida Rivadavia, un sábado a las 11 de la mañana llego a un enorme local de venta de productos para el pelo llamado Margaritas. En la puerta dice: Sábado de 9 a 11 “Corte fashion Gratis” Pregunto si me puedo apuntar al corte y me dicen que me apure.
Subo una escalera, entro a un salón de blanco predominante, espejos sencillos en las paredes, sillas de plástico, y en el centro una mesada de madera blanca con una torta enorme.

Me siento en la primera silla que encuentro y una mujer de unos sesenta años se acerca y me pone la bata. La veo nerviosa, debe ser el primer corte que hace en su vida. Le doy instrucciones sencillas, que me pase la maquinita, ella decide innovar y me hace una media americana “No hay problema, si te sirve para aprender…” pienso.

  • ¿Cómo te llamás? – Le pregunto para que se relaje.
  • Olena – me contesta con un acento extraño.
  • ¿De dónde sos?
  • De Ucrania
  • Ah, mirá vos, la familia de mi mamá vino de Rusia

Olena se relaja, su mano ya no tiembla.

  • Entonces somos paisanos – me dice.
  • Sí – le contesto, pero en realidad me avergüenza un poco mi respuesta, mi herencia rusa es sólo física, no tengo ni idea qué es ser ruso y es la primera vez en mi vida que hablo con alguien de Ucrania.

De repente alguien prende una de esas velas, que son como bengalas, se hace una ronda alrededor de la mesa y todos empiezan a cantar el feliz cumpleaños. Veo a Olena a través del espejo, sus ojos piden permiso.

  • Andá – le digo, ella sonríe y se va a cantar con ese extraño acento.

Vuelve con un pedazo de torta de chocolate rellena con crema y durazno. Abre la boca y la torta desaparece.

  • ¿Cómo llegaste a la argentina?
  • Me trajo mi hermano, por la guerra, él volvió a buscar a su familia, y… se tuvo que quedar.

“Los rusos hacen la guerra a los ucranianos. A sus hermanos. Mi padre es bielorruso y mi madre ucraniana. Hay muchos en esta misma situación. Los aviones rusos están bombardeando Siria”.[2]

Olena nuevamente está nerviosa, y lo que es peor, tiene el navajín en la mano, temblorosa, y me tiene que limpiar el cuello.
Cuando el Navajín se acerca veo que tiene ampollas en su mano, quizás una herida del pasado. Me pregunto ¿Qué infierno tuvo que pasar Olena para llegar acá? Llegar a un país totalmente distinto, con costumbres extrañas, pasados los sesenta, y tener todavía energías para volver a estudiar y tener una profesión.

  • Vas muy bien – le digo para tranquilizarla.

Ella me sonríe, su mano grande e inexperta recorre con el navajín mi cuello, siento ardor en dos ocasiones.

Dos cortes por la experiencia.

“La memoria retiene solo aquellos instantes supremos. Cuando el hombre es motivado por algo más grande que la Historia. He de ampliar mi visión: escribir la verdad sobre la vida y la muerte en general, no limitarme a la verdad sobre la guerra. Partir de la pregunta de Dostoievski: ¿cuánto de humano hay en un ser humano y cómo proteger al ser humano que hay dentro de ti? Indudablemente el mal es tentador. Y es más hábil que el bien. Es atractivo. Me rehúndo en el infinito mundo de la guerra, lo demás ha palidecido, parece más trivial. Un mundo grandioso y rapaz. Empiezo a entender la soledad del ser humano que vuelve de allí. Es como regresar de otro planeta o de otro universo. El que regresa posee un conocimiento que los demás no tienen y que solo es posible conseguir allí, cerca de la muerte. Si intenta explicar algo con palabras, la sensación es catastrófica. Pierde el don de la palabra. Quiere contar, y los demás quieren entender, pero se siente impotente.” [3]

 

 

[1] La Próxima (Gran) Guerra en Ucrania-Agencia News Front 22/01/18

[2] Svetlana Alexiévich- Ceremonia de recepción del premio Nobel 10/12/15

[3] Svetlana Alexiévich-Para Radar Libros- Página 12- sobre “La guerra no tiene rostro de mujer”

Facebook Comments
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook