Navegar por

Polución Nocturna-Primera entrega

 

Por Mercurio Sosa-

Me despierto en medio de la noche, el ventilador baila frente a la cama. Una brisa cálida envuelve el cuarto; siento el cuerpo pegajoso, una gota me baja por la sien. Todavía medio dormido, bajo los efectos del citalopram y el clonazepam, me tambaleo hasta el living. Me siento en la silla y miro por el balcón; busco algo de aire fresco, pero nada. Nada parece sacarme de este estado; me siento dividido entre la realidad y el sueño.

Hace un mes me fui unas semanas a Chile a visitar a un amigo, me fui diez días pero a los siete ya quería volver. Siempre me pasa lo mismo cuando viajo; hay algo que extraño de mi país, de mi ciudad, del barrio. Como si una red de nodos se interconectara con mis recuerdos, con el presente, y el futuro. Hace meses,  en sesión con mi psicoanalista; hablamos de la interpretación de los sueños, desarrollé la teoría de que: si el pasado se puede manifestar en el sueño por medio del inconsciente, ¿Qué privaba al futuro de hacerlo también? Si el tiempo es una construcción humana para soportar la realidad; estando dormido, quizás se pueda llegar más allá.

Pero nunca imaginé que cuando volviera a Buenos Aires me encontraría en otro país, otra realidad, el avión debe haber pasado por un agujero negro cuando sobrevolamos la cordillera, porque al llegar el país estaba militarizado. Los sucesos de los siguientes días, la violencia extrema en las calles, las piedras que volaban y los gases y balas de gomas. Heridos, infiltrados, ancianos llorando, niños asustados.

Artaud decía lo siguiente:

“Y el público creerá en los sueños del teatro, si los acepta realmente como sueños y no como copia servil de la realidad, si le permiten en el mismo la libertad mágica del sueño, que sólo puede reconocer impregnada de crueldad y terror”

PoluciónEl terror reinó en las calles, y léase reinó de forma literal, porque la democracia se ha vuelto una ficción, porque es imposible saber si realmente eligió la mayoría, en qué condiciones eligió, si fue influenciada por la teoría de la aguja hipodérmica, hasta entrar en un estado de votante sonámbulo que llega a la urna a comprar lo que le vendieron. La investidura de la presidencia es la actualización del derecho divino del siglo XXI. Los candidatos son personas que nunca vivieron como personas, sino como reyes, a los cuales desde niños se los configuró para ser lo que son. Serviles a las leyes oscuras que se tejen como red desde la Organización Mundial del Comercio.

En el parlamento se llevó a cabo la obra, todos jugaron su papel, se eligió en contra de los intereses de los ancianos. ­

-No hay dinero, se dijo. Nunca hay dinero para la OMC.

La democracia está en jaque en todos los países del mundo, nadie se siente representado por sus gobernantes; salvo por supuesto, los que utilizan el aparato estatal para llevar agua para su molino. ¿Y el futuro? El futuro mutará en algo distinto, el sueño en algún momento tiene que acabar, y al despertar sobresaltada; la multitud saldrá del trance hipercomuncacional-internetfreindly al que es sometida cotidianamente y las estructuras caerán.

Ya no habrá castillos de arena donde niños ricos jueguen al ajedrez.

Facebook Comments
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook