Navegar por

Entrevista a Hernán Vanoli

Por Mercurio Sosa

22185134_10156096367190663_255300266_n

Hernán Vanoli es escritor, sociólogo y editor de la Revista Crisis y de Momofuku libros. Sus últimos dos libros son Cataratas y Pyongyang, editados por Random House. En esta ocasión nos cuenta sus pensamientos sobre el orden social, el empleo en la postmodernidad, el rumbo de las escuelas secundarias, sus docentes, sus alumnos y, por supuesto, su visión de la literatura.

Estuve haciendo una investigación, sobre todo de tus últimas entrevistas. En ellas leo que vos enfocás tu visión sobre el consumo como dominante social. ¿Si nos sacan el consumo, los productos, qué nos queda?

Bueno, creo que no nos van a sacar el consumo, al contrario, creo que cada vez hay más consumo, más oferta, y que el consumo no es algo que está mal, no es algo alienante, sino que se vincula a una necesidad primordial del hombre, y que es la necesidad de cazar. El consumo es una forma de refinamiento de lo más primordial, pero sin embargo es tratado como “satisfacción de necesidades” por las teorías economicistas, como “distinción” por las teorías sociologistas, y ambos enfoques son erróneos e imparciales, quizás funcionaron para otro momento del capitalismo, y ni siquiera estoy seguro de eso. El consumo es la expresión refinada de algo brutal e infantil, y necesita siempre estar justificado por teorías. Las marcas son las fábricas de teorías sobre el consumo. Y por eso me parece que la literatura, que el arte en general, tienen que disputar el campo de producción de teorías sobre el consumo; así como la política debería disputar a las finanzas el campo de producción de teorías sobre el dinero.

Por otro lado veo que la mayoría de los escritores (por lo menos los que a mí me gustan) tienen sus propios sellos. Por como avanza la sociedad no es descabellado ya que, yo soy un fiel creyente de que en un futuro muy cercano cada persona va a tener que crear su propia fuente de trabajo. ¿Creés que luego de la postmodernidad, donde la realidad ya no existe sino que es dictaminada por el poder, la humanidad puede llegar a evolucionar a un sistema similar al de la edad media? ¿Con esclavitudes y vasallajes, con “caballeros y nobles” donde los únicos que alcancen la independencia serán aquellos que tengan un oficio, que sean de alguna manera artesanos?

Bueno, coincido en que en el futuro el “mercado laboral” no va a poder absorber a una porción muy grande de la población, y que eso que señalás del autoempleo es algo que ya está pasando y se va a agudizar, de hecho en Argentina la proporción de trabajo informal es inmensa, tiende a crecer más allá de las medidas flexibilizadoras y naifs que quiere tomar el gobierno, y no hay manera de que exista armonía entre capital y trabajo si no se crea un sistema de renta universal que ponga al trabajo, que es una expresión vital del hombre, en otro plano que no sea el de la necesidad chantajeada por la relación salarial. En ese punto, tiene razón el gobierno al querer agitar la cuestión del emprendedurismo, aunque claro que la idea de que una economía puede funcionar en base a microemprendimientos es un insulto a la inteligencia del ciudadano, como tantas cosas que hace este gobierno en su contrato perverso de comunicación. El emprendedurismo no va a ser un emprendedurismo económico, sino un emprendedurismo de sentido, que es algo aún más escaso que el dinero. Y sí, los sujetos libres van a ser los artesanos del sentido.

Con respecto a la edad media, no creo que suceda porque estamos en una sociedad secular, hiper individualista, y eso es todo lo contrario de lo que sucedía en la edad media. Sí creo que puede haber una superclase de mega ricos, una clase media alta que vive en el lujo, y un sobrante de población que va a comprar latas de atún a Día descuento. ¡Pero eso ya está pasando, la cuestión es que de una manera lenta! La clase financiera es mega rica, junto a los famosos y a los grandes herederos. Las clases medias profesionales que no encuentran sentido a su existencia se autoexplotan para parecerse a ellos. Y después está el resto, que hace lo que puede, y cree que se puede parecer a las clases medias altas a través del ascenso social, algo que desde luego es mentira, porque el que no hereda no consigue nada. Pero siguen siendo funcionales porque tienen una relación poco vital con el consumo.

22199244_10156096367420663_1759017633_oEscribiste libros largos y libros cortos, ¿cuál es la diferencia de ritmo entre uno y otro, cómo se aborda la escritura de una novela larga, cómo se siente en los dedos, qué tipo de ritmo tiene? Y por otro lado un libro corto, ¿es una especie de trance, un momento de lapsus donde la mente y el medio son una sola cosa?

La novela larga es un trip hacia una forma. La forma te invade, en una suerte de posesión demoníaca, y se vive dentro de la novela por un tiempo. Después se sale. Esto me pasó con Cataratas. Con respecto a Pyongyang, que es un libro de cuentos, lo hice de una manera mucho más extensa, escribiendo varios cuentos, descartando, corrigiendo, y eligiendo sólo los que me parecía que funcionaban orgánicamente.

¿Qué pensás sobe la escritura como relación sexual ¿o mística? entre dos tipos distintos de tecnología (biológica y digital)?

Que la escritura es algo mágico y hermoso para el que escribe, pero no siempre para los que leen.

Terminando la presentación quiero hacerte unas preguntas. ¿Qué pasa con las escuelas secundarias? ¿Por qué se siguen exponiendo los mismos textos a los alumnos que hace 40 años? Por ejemplo: cuando yo estaba en el secundario, nos hacían leer a Cortázar, Borges, Arlt (sin faltarles el respeto porque los considero grandes escritores), pero se estaban gestando nuevos nombres como Fogwill, Bizzio. En el mismo sentido pienso que quizás, para las alumnas de secundaria de hoy en día, sería mucho más interesante leer Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez. ¿No creés que para que se dé una revolución literaria real, en las secundarias se debe leer autores actuales, que hay un montón, que quizás les lleguen por la contemporaneidad y que así desterremos la nefasta y falaz frase para siempre, esa que dice: “yo no leo”?

Sí, creo que los docentes en general están desactualizados. Pero eso pasa porque les pagan poco, porque la escuela no se autoexige, no es evaluada con rigurosidad, y porque para colmo el gobierno quiere transformarla en un reservorio de mano de obra gratuita. Yo creo que en las escuelas secundarias se debe enseñar literatura argentina contemporánea y también se debe enseñar a programar y las ciencias informáticas como contenidos obligatorios. Todo está mal en la escuela, no sirve para nada que no sea contención social o reproducción del capital social, en el caso de las privadas. Pero claro que el hecho de pensar que tienen que enseñar emprendedurismo me parece de una estupidez supina. La escuela tiene que formar sujetos capaces de construir sentido, no trabajadores que complementen a las máquinas y a las finanzas.

Sé que por mucho tiempo diste un taller de escritura creativa, ¿podrías contarnos la situación más bochornosa que te haya pasado con la literatura? Un ejemplo: un autor termina una obra que considera genial, la mueve por todos lados y no despierta interés.

Sigo dando taller, aunque ahora de manera virtual. Tengo un grupo hermoso, intento trabajar con la idea de proyecto literario, pero las cosas que pasan en el taller prefiero reservarlas para el taller. Escribir ya es bochornoso de por sí: no hay dinero, no hay honor, hay mucho narcisismo. Pero creo que también es hermoso, porque todavía se ambiciona con conmover, con forjar experiencias de lenguaje, con hacerle preguntas a la sociedad, a los que nos rodean y a nosotros mismos, con trabajar en nuestras contradicciones de formas conmovedoras, perturbadoras, verdaderas.

Por último quiero consultarte ¿qué opinás sobre el lobby farandulero literario, de aquellos que venden fotos de posturas en escenarios, que se juntan, que se leen y se aplauden? ¿No te parece un poco nefasto, como las presentaciones donde un autor saca un libro y nadie lo leyó, ¿no sería mejor presentar el libro una vez que cierto público lo haya leído, para enriquecer al lector y al escritor? Por otro lado, ¿qué pensás sociológicamente sobre este aspecto, la pérdida del escritor como  intelectual, como figura determinante de la cultura escrita? ¿por qué se farandulizó la figura del escritor y quién ha tomado el rol intelectual dentro de las letras?

Me parece ridículo. Me aburren las lecturas y las presentaciones de libros. Me aburren las sociedades de aplausos mutuos y la sociabilidad literaria en general. Creo que la presentación del un libro tiene que ser una fiesta, y listo. O nada.

Con respecto a la figura del intelectual, eso fue reemplazado por las TED Talks, y ya no va a volver. Ahora hay mercaderes que refritan y trafican ideas, que viven de sistemas universitarios cada vez más vetustos, con mayor o menor suerte en el mercado. ¿Cuántos libros de Boris Groys o de Byung Chul Han -que a mi juicio se equivoca en todo- podemos leer hasta  empezar a sentirles el horroroso gusto a refrito? Por eso es que digo que los escritores que me interesan son un poco activistas, no intelectuales sino ciudadanos, personas que tratan de mover el avispero de la cosa pública, y no sólo generar totalidades que empiezan y terminan en un sistema de textos. Siento que ese es el escritor del futuro, y es lo que con más torpezas que aciertos intento hacer desde la Revista Crisis: generar conexiones en la sociedad, instalar preguntas que el sistema de los medios es incapaz de hacerse.

Finalmente  me gustaría que les recomiendes a nuestros lectores nuevos escritores que puedan llegar a disfrutar, alguna joya oculta que reivindicar

Recomiendo el libro I Hate The Internet, de Jarett Kobek.

De Argentina prefiero recomendar editoriales: Momofuku, Nudista, 17Grises, Metalúcida, Marciana, Alto Pogo… creo que con eso tienen para entretenerse.

Siempre dejo un espacio final para que el autor toque algún tema que le interese que no haya sido preguntado puede ser de cualquier cosa. Bueno este es tu espacio:

Creo que si alguien tuvo la paciencia de leerme hasta acá se merece un muchas gracias y que demos por terminada la entrevista.

Facebook Comments
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook