Navegar por

Feria del Libro Independiente y Autogestiva de Río Gallegos

14681826_1153385071418651_5785659222906139671_n

Por Gabriela Cévalo Boro –

Belén Ortega es cineasta, egresada de la E.N.E.R.C., y en los últimos años se ha convertido en una de las referentes de la provincia de Santa Cruz en materia audiovisual. Leandro Doolan es periodista y tiene una amplia trayectoria de trabajo en diversos medios de comunicación de Río Gallegos. Nos encontramos en uno de los cafés emblemáticos de la ciudad: Mónaco, en la intersección de San Martín y Kirchner (antes Roca) para que me contaran de su experiencia en la emergente Feria del Libro Independiente y Autogestiva de Río Gallegos. La misma sólo cuenta con dos ediciones, pocas pero exitosas. Y el futuro se figura prometedor y colmado de proyectos.

Río Gallegos es un lugar alejado, de clima hostil. El viento, el frío, la escarcha, la nieve, el casi inexistente verano, moldean la vida de sus habitantes, que, me incluyo han sabido forjar una vida sedentaria, puertas adentro, sin demasiadas actividades culturales y políticas. La F.L.I.A, un formato nacido en Capital Federal como respuesta a la tradicional y mercantilizada Feria del Libro de Buenos Aires, irrumpe en Río Gallegos como una novedad y una propuesta única.

Belén Ortega.- En Gallegos una de las cosas que nos llevó a convocarnos en poder generar esta feria del libro independiente, y algo que se venía diciendo hace muchos años, es la falta de espacios en la ciudad para el desarrollo cultural, artístico. Entonces encontramos este espacio que hoy en día se ha convertido para nosotros en una sede súper importante, que lo cuidamos y también aportamos a nuestro modo para que pueda seguir sosteniéndose.

Leandro Doolan.- Para hacer un racconto de los últimos años acá, pasó un año de gestión municipal nueva, pero se viene de 4 años muy malos. Muy malos en Río Gallegos, que se vino a pique, que lo ves en todos lados: lo ves en los pozos en la calle, en la mugre. Hace 2 años hubo 115 días de paro municipal. La ciudad se fue al tacho. A nivel provincial, también. Pasaron como 4 secretarios de cultura en 5 años, salían como por la ventana. Un rasgo que yo veo, es que hay un montón de gente que dijo: “¿Saben qué? No le pedimos nada a nadie y no esperamos nada de nadie, esto se fue todo al diablo. Lo hacemos nosotros”.

BO.- Como un panorama tristísimo de nuestra ciudad, en los últimos años se cerró la única sala de cine que había, el Cine Teatro Carrera, y nunca más se volvió a abrir una sala de cine. El teatro municipal hace un año que está cerrado. Y si vos ves el estado en el que están los espacios públicos, como el Complejo Cultural, la Escuela Provincial de Danzas, el Centro Polivalente de Arte, el Conservatorio de Música. Es un estado de caos institucional y ni hablar de lo que son los establecimientos en sí. No pareciera haber perspectiva de mejora. Lo bueno es que crece muchísimo la vocación en los jóvenes no solo de querer hacer y formarse en lo que tiene que ver con el arte y con la gestión cultural si no también esto de empezar a exigir un poquito más que las cosas sean como tienen que ser.

La F.L.I.A. es un formato imitado de otras experiencias, que acata ciertos preceptos: la organización horizontal y asamblearia, la independencia del Estado y las empresas y la locación en un lugar significativo socialmente, como fabricas recuperadas, universidades públicas o edificios tomados. En este caso particular, la F.L.I.A. Río Gallegos ha sabido encontrar su propio espacio.

BO.- En realidad, la idea, una de las bases de la F.L.I.A. tiene que ver con esto de poder utilizar un espacio independiente que también de alguna manera sea un espacio auto gestionado como para poder contribuir al espíritu de lo que es la feria en sí. Entonces elegimos la Asociación Amigos del Tren que es una asociación civil conformada por vecinos del barrio El puerto. Algunos nietos o ex trabajadores de YCF que recuperaron ese espacio que era un galpón abandonado que en su momento funcionaba en lo que era la empresa de YCF. Lo recuperaron haciendo ferias de empanadas, bingos, distintas actividades barriales y la verdad que es un espacio que nos pareció buenísimo como para poder desarrollar estas dos primeras ediciones de la feria. Además, les repito: la gente de ahí tiene las mismas intenciones que nosotros. Poder aportar algo cultural a la ciudad, un rescate histórico de patrimonio. Y bueno, nos pareció el mejor lugar.

Gabriela Cévalo Boro.- ¿Existe alguna particularidad en el hecho de ser gestor cultural en una ciudad como Río Gallegos?

BO.- Yo creo que en sí, aunque en dificultades para la gestión cultural, coincidimos con el resto del país. Es muy difícil gestionar cultura de manera dependiente. Porque consideramos a un Estado completamente ausente en la gestión cultural. Y lo mínimo que se hace desde el Estado, no tiene en cuenta a lo público como lo que tendría que ser: un derecho a la cultura en donde se tendría que acceder de manera abierta, de manera popular. La verdad es que se viene gestionando casi para cumplir. Cumplir con ciertas efemérides, ciertas fechas, ciertos eventos populares más masivos y no hay un diseño de gestión que empiece a contemplar y justamente reconocer estos movimientos de esta nueva generación que empieza a generar un cambio en lo que tiene que ver con activar culturalmente a la ciudad. Me parece que ese cambio se está generando fuertemente y me parece que F.L.I.A. en ese sentido se posicionó rápidamente como un evento importante porque nuclea a muchas personas, gestores independientes, periodistas, hacedores culturales diversos y también personas de la comunidad interesadas en sumarse a una actividad de estas características. Una de las dificultades que yo veo de manera interna en lo que es gestionar cultura en nuestra ciudad, es que somos una sociedad muy individualista, muy jerarquizada, cerrada, es como que pensar espacios colectivos, horizontales, de construcción es casi una utopía.

GCB.- La organización asamblearia, lejos de propiciar conflictos, pareciera promover la permanencia y continuidad de la F.L.I.A. Río Gallegos.

LD.- Me acuerdo  que en algunas charlas con Carlos Beasuaín, un escritor, esto de si ese estado de asamblea no puede generar conflictos. Él se lo planteaba como un interrogante, o si querés como un temor. Pero lo cierto es que hasta ahora no hubo conflictos.

BO.- Yo creo que eso se evita cuando existen bases, bases claras. Creo,de hecho, que eso es lo que garantiza la continuidad más que romperla. En otros grupos donde se puedan generar identidades más fuertes, independientes, de personas individuales. La F.L.I.A. en realidad es un conjunto de muchas identidades diversas en donde cada uno justamente, participar de ese evento le ayuda a crecer en su propia identidad, a preguntarse cosas, replantearse cosas.

GCB.- Les quería preguntar también, cómo es, si es que la hay, la articulación con otras F.L.I.As del país.

BO.- En redes sociales estamos en el grupo de Inter – F.L.I.A.s. Hemos tenido la suerte de poder contar con compañeros y puesteros que se sumaron de Tierra del Fuego, de Río Grande en la primer F.L.I.A. Con proyectos súper interesantes. Y esta segunda edición tuvimos visitas de Punta Arenas (Chile), o sea que ya se internacionalizó la F.L.I.A. Río Gallegos. Tuvimos muchos compañeros que vinieron de Punta Arenas con la idea de seguir multiplicando y cada persona que viene a la F.L.I.A. se va con ganas de tener una propia en su lugar. También estuvo presente la comunidad mapuche Lof Millanahuel de Río Turbio que estuvo aportando lo suyo en un puesto. Se empieza a generar una especie de conexión más regional. Vinieron escritores y poetas de 28 de noviembre.

GCB.- No fue tan de Río Gallegos entonces.

BO.- No, no para nada. Y uno de los temas de charla en la última asamblea ha sido cómo empezar como grupo de organización y gestión a empezar a generar estos vínculos, estas redes con las F.L.I.As de los distintos lugares. Ya sea para nosotros poder mandarles materiales, o autores que viajen de acá a otros lugares. Como para tener nosotros un mejor dispositivo armado y poder recibir gente de otras F.L.I.AS a la nuestra, a la de Río Gallegos. Todo va adquiriendo mayor compromiso, otro nivel de organización. Como que cada vez que vamos creciendo requiere que seamos más como para poder dividirnos responsabilidades.

GCB.- Les quería preguntar cómo hacen para tomar una posición política, no en el sentido partidario. Sino en el sentido de que son todos gestores culturales, y todo hecho cultural o artístico tiene algún posicionamiento político y más teniendo en cuenta los tiempos que vienen para el país.

LD.- No, yo creo que somos independientes de eso. Yo creo que hay algo que nos pasó en asambleas que por ejemplo, hemos invitados escritores que han estado muy vinculados al kirchnerismo.

BO.- Pero a intelectuales vinculados con partidos de izquierda también, hay que decirlo.

LD.- También, pero en el caso de Miguel Auzoberria hubo un ruido especial. Miguel Auzoberria fue ministro de cultura de Néstor Kirchner. Pero a ver, no lo invitamos para hablar de kirchnerismo. Si no porque tiene una obra que vale en sí misma. Por eso, en la asamblea cuando salió ese tema de conversación se genera un ruido. Ese ruido es lógico. Como mínimo somos 10 los que estamos siempre y los 10 pensamos de manera absolutamente distinta. Y yo creo que ahí hay una discusión pendiente, no algo definido. Si vos me preguntas en que estadio estamos en el posicionamiento político, yo creo que estamos en el ruido inicial.

También creo que hay un montón de chicos jóvenes que dijeron “a la mierda, lo hacemos nosotros”. Y eso es una posición política, ahí hay una respuesta. Yo soy periodista, hago periodismo de actualidad, los últimos 10 años hice radio de actualidad y estuve escuchando todos los días los problemas de Río Gallegos. Los riogalleguenses traemos problemas de a rastras hace un montón de tiempo. Y creo que la F.L.I.A. canaliza las ideas nuevas frente a eso.

BO.- No sé si vamos camino a lograr una postura homogénea, unificada en relación a todos los temas. Porque justamente creo que como posicionamiento político tenemos muchas características ya establecidas, la organización de asamblea, como la construcción colectiva y abierta además. Y esto de construir sobre la diversidad pero entendida realmente: de pensamientos, de formas de hacer, de propuestas. Me parece que eso es un posicionamiento frente a una cultura que quiere que todo sea homogéneo, igual o que todo vaya para un lado o para otro. Nosotros nos salimos de esa lógica, y eso ya es bastante político, para mí. De la política partidaria, yo creo que estamos completamente afuera. Yo creo que la F.L.I.A. se está gestando como una base de construcción política que tiene que ver más con otras organizaciones sociales de base que están en otras partes del país o de América Latina. Y por ahí en Río Gallegos la F.L.I.A. empieza a sonar como un espíritu rebelde y de romanticismo.

LD.- Es un hecho político frente a como se hacen las cosas acá. Uno de los grandes problemas de la cultura local es la convocatoria. En general las líneas de política cultural de Provincia o del Municipio han tenido para los festejos del aniversario de la ciudad, 25 de mayo, fechas clásicas. Y en la ciudad se ha entendido como cultura a la cultura de masas. No es cultura si no viene en un avión y se sube al escenario un artista nacional, un artista muy popular. No creo que suceda sólo en Río Gallegos, creo que pasa en todos lados si vas a Caleta (Olivia), a Rawson, debe pasar lo mismo. La vieja idea de que nadie es profeta en su propia tierra. La F.L.I.A. le da lugar a los artistas locales o sean del lugar que sean. Y además hubo mucho público. Y creo que en general creo que el público entendió esta idea de respetar lo local. Hubo una valoración real, los artistas nos dijeron que se sintieron respetados.

BO.- En ese sentido la F.L.I.A. es un espacio contestatario. De resistencia cultural. En Río Gallegos pensar un espacio colmado escuchando poesía es algo que no pasa nunca. Y en la F.L.I.A. pasa y pasó varias veces. Que haya un poeta leyendo sus textos y que haya un silencio que es tremendo y que la poesía repercuta desde el escenario hasta el fondo del salón y que eso estalle en un aplauso o lo que sea como una respuesta de que llego. Y para mí eso ya marca un poco la diferencia o lo que es F.L.I.A. en Río Gallegos. Que haya un espacio para la poesía donde haya un público que esté dispuesto, abierto, a llenarse de eso ya para mi es la base de todo. Yo lo que siento es que es una F.L.I.A. Río Gallegos pero es muy cálida. Es caliente, te diría. Se vive muy intensamente.

LD.- Yo creo que estamos haciendo política. Y hay algo que trasciende a Gallegos o Argentina y que es mundial. Que es una respuesta al individualismo y a la competencia. El mundo con el capitalismo es individualismo, lucro, competencia y en la F.L.I.A. se revierten esas tres cosas. Es cooperativista, es asamblearia, es sin fines de lucro y no es competitiva en el sentido de andar pisando cabezas. Esa es una de las principales respuestas políticas. Y que nos trasciende, tiene que ver con el clima de época. No con si es Macri o es Cristina. Y además no hay una voz de la F.L.I.A. Si vos le hicieras la misma entrevista a otros miembros de la F.L.I.A., no vamos a entrar en franca contradicción, porque las bases están muy claras, pero vas a encontrar que está lleno de matices, súper interesantes.

GCB.- ¿Cuáles son las expectativas para la F.L.I.A. de este año?

LD.- Ahora quedo abierta la idea de hacer algo más allá de la F.L.I.A. Como centro cultural, seguir dándole lugar a las editoriales y editores locales. También está la idea de hacer una F.L.I.A. express, al paso. Si un día lindo el tiempo, nos ponemos en contacto, vamos a la plaza y armamos una F.L.I.A. rápida. Es una idea que quedo charlada y quedo medio en el aire.

BO.- La F.L.I.A. en otros lugares, más grandes, más urbanizados, donde hay muchas más movidas independientes, alternativas, la F.L.I.A. es una de las opciones. En Río Gallegos la F.L.I.A. tiene otro peso pero porque no hay muchas alternativas. Y eso también le da otro tenor a la organización en donde nosotros nos exigimos mucho, de pulir bien las propuestas, de que la F.L.I.A. esté buena. Cuidamos eso básicamente para cuidar al público y para que se vaya sosteniendo y creciendo. La expectativa es poder sostener el espacio. Una de las cosas que también pasa mucho en estos lugares es que nos cansamos fácilmente. Empezamos los proyectos y después los dejamos ahí. Entonces sostenerlo, ya va a hacer un gran desafío. Es un grupo súper interesante.

LD.- Hubo varios talleres que estuvieron buenísimos. Como serigrafía, cómic, reciclaje científico. Y ese pequeño espacio de formación es buenísimo. Chicos de 10, 14 años aprendieron a hacer cómics, con gente que lo hace muy bien y es de acá. Queremos seguir generando esos ámbitos, los ámbitos de taller. Que la F.L.I.A. sirva como un pequeño espacio de formación.

BO.- Queremos aprovechar para invitar a escritores, editoriales independientes, artistas, que quieran contactarse con la F.L.I.A. Río Gallegos para que podamos generar este vínculo o esta red y que puedan participar de las ediciones siguientes.

Mail: fliariogallegos@gmail.com

Facebook: F.L.I.A. Río Gallegos.

Facebook Comments
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook