Navegar por

Top 10 devaluado: 5 series y 5 peliculas del 2016. Primera Parte

Por Sebastian Mangione

Los rankings son arbitrarios. Partiendo de esa premisa podemos asumir que, a pesar de esto, nos encantan. Así que me propuse hacer un top 10 dividido en dos: Cinco películas y cinco series que por distintos motivos me parecieron destacables en este último año.
Algunos de los honorables miembros de este ranking se realizaron en el 2015 pero su estreno nacional, exhibición en premiaciones o picos de popularidad radican en el 2016. Y por si esto no fuera suficiente, revisá la primera oración de este párrafo y listo.
El orden del ranking es lo menos importante aunque aclaro que los dos números uno sí están puestos como campeones. Acá vamos con la primera parte.

 

Series:

Puesto 5: Westworld.

Ciencia ficción en su mejor exponente. Westoworld es una serie basada en una película del año 1974, donde se cuenta la historia de un extraño parque ambientado en el lejano oeste. En el parque habitan huéspedes (¿Androides? ¿Robots?, acá saltan a corregirme)  que pueden interactuar con los visitantes humanos pero jamás dañarlos. Tras la ambición por parte de sus creadores de hacer a los huéspedes cada vez más humanos, se desata  lo que todos en algún momento pensamos: inteligencia artificial o algo parecido a ella.
A nivel fílmico, efectos especiales y guión la serie es muy solida. Dosifica con maestría los tiempos en el relato y todos los capítulos mantienen una tensión genuina, sin recurrir a cliffhangers demagogos (gracias por nada, Lost).
Hay una segunda temporada confirmada, así que pueden empezar a verla sin miedo. Y si nada de esto te convenció, laburan Anthony Hopkins y Ed Harris.

Puesto 4: Skam

La primera trampa del ranking. Esta serie noruega empezó a emitirse en los últimos meses del 2015 pero tuvo su boom este año. Si te digo de qué va, probablemente no te vuelvas loco pero de verdad es una serie que vale la pena ver, no tanto por el que cuenta sino más bien por el cómo. Adolescentes cursando en la secundaria y teniendo los problemas típicos de la edad. Esto lo podes encarar como “Skins” o lo podes encara como “Skam”: diálogos muy verosímiles, personajes simples con problemas profundos e ironías muy efectivas condensadas en 20 minutos por capítulo. Es realmente muy reconfortante que se problematice la adolescencia desde ese lugar, evitando las moralinas del bullying y demases.
Otra cosa a tener en cuenta: la estrategia de comunicación. Los personajes de la serie tienen cuentas de Facebook e Instagram (como vos y como yo), suben videos en sus cuentas que luego son parte de los capítulos. Es algo casi tan genial como que Ned Stark tuviese instagram y fuese subiendo los videos de su jocosa vida por Winterfell. Recomiendo fuerte.

Puesto 3: Stranger Things.

SI.  Es absolutamente innegable la capacidad de adicción que esta serie generó. Con esto siempre viene un ejército de dudas con su capitana en la vanguardia: ¿La cagarán en la segunda temporada? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que si sos alguno de los despistados que todavía no la vio, deberías.
Pero además de la adicción global que la serie de los Duffer brothers generó, podemos mencionar varios puntos fuertes. La construcción de los chicos como personajes es realmente fantástica. Y la relación que mantiene este grupo de amigos con el conflicto de la serie, en el que se mezcla la inocencia del estar jugando con el miedo de estar haciendo algo realmente peligroso es una de las situaciones mejor logradas que vi en mucho tiempo.
La serie apeló a la nostalgia ochentosa de una manera muy baja, tanto es así que nos hinchamos las pelotas de leer artículos o ver videos sobre las referencias que Stranger Things tenía. Pero le funcionó para hacerse masiva, generar un corpus de fans muy gomas y asegurarse muchas temporadas. Tranzar con el demonio garpa, así que bien por Eleven y los suyos.

Puesto 2: El marginal

Con una segunda temporada negociándose, varios premios en el bolsillo y la incorporación a la red de streaming mas grosa del mundo, AKA Netflix, la serie de Caetano y Ortega pisa fuerte.
Bien trabajada desde lo actoral, muy interesante desde lo espacial y bien construida desde lo estructural, vemos la historia de un ex policía infiltrándose en la cárcel con una identidad falsa para desbaratar a una banda compuesta por presos y carceleros que opera dentro y fuera de la misma.
Caetano sabe laburar policiales y se le nota el oficio pero lo inmensamente rescatable de esta serie es que a pesar de conocer el género, no se queda en un lugar cómodo. Innova desde lo visual así como también mete tramas muy jugadas y laburadas de forma muy profunda. Los momentos corales de la serie están muy bien logrados y el reparto tiene mucho que ver en eso.
Después de un año bastante difícil para el ambiente audiovisual argentino, esta serie se disfruta el doble.

Puesto 1 : The Get Down.

Como dije al principio de la nota, lo único que tenía claro de ambas partes del ranking es el puesto número uno y The Get Down tiene la cinta de capitán de las series de este año, sin lugar a dudas.
Ya de movida, si uno de los cráneos de la serie es Baz Lhurmann, se sabe que el proyecto va a ser groso. Pero el barroco director de Moulin Rouge es un tipo que a veces (y con razón) genera desconfianza. Cuando vi que había una serie sobre el génesis del hip hop y que Lhurmann estaba en la mesa chica me cague en las patas. Me aventuré a ver el primer capítulo y quede boquiabierto. La serie tiene todo y más de lo que podes pedir. ¿Te gustan las referencias retro? Tenes miles, desde el cine de persecución funky de los 70 hasta Bruce Lee ( chup#la, Tarantino). ¿Te gusta la innovación visual? The Get Down hizo un mash up con el Spike Lee de sus primeras películas y las imágenes de archivo. No solo eso: logro que eso quedara armónico. Las tramas son solidísimas. Te hace reír, te pone mal y puff… se te fueron 40 minutos. Por si fuera poco la banda sonora es bestial. Acordate de mí cuando salgas bailando de tu cuarto. Desde la secuencia de títulos hasta el final de cada capítulo, esta serie ofrece batalla en todos los frentes. Un producto audiovisual complejo, efectivo y muy divertido.
Detalle para entendidos: uno de los productores principales de la serie es Nas, un rapero que a mediadios de los noventa sacó uno de los mejores discos de hip hop de la historia: “illmatic”.   Rapea la sinopsis de cada  capítulo al comienzo del mismo. Genialidad.

Facebook Comments
Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook