Navegar por

Autor: Carlos Enrique Blanco

2014-09-29t071447z_1487828623_gm1ea9t160201_rtrmadp_3_games-asian-600

El descubrimiento de Guillermo Robledo

Por Carlos Enrique Blanco – La tarde en la que Guillermo Robledo descubrió que podía respirar bajo el agua, y “respirar bajo el agua” no hace referencia a la utilización de algún medio artificial para llenar de oxígeno los pulmones, sino, literalmente, a respirar bajo

Pez muerto

Último

Por Carlos Enrique Blanco –  El pez náufrago. Macedonio Fernández Lo peor del desierto no es la falta de agua. No son el viento lacerante, ni el sol abrasador. Tampoco la arena que se cuela por cada poro de la piel. Lo peor es la

soñar-barro-fango-lodo

El Oncolote

Por Carlos Enrique Blanco – – ¡Pedrooooo! Otra vez no güey. Que no tengo tiempo. Tengo que estudiar la lección para mañana o la maestra me va a aplazar. – ¡Vamos Ramiro! Que te digo que acabo de verlo – Pedro… ¿cuántas veces ya me

fireball-1229863_1280

La niña que quería una estrella

Por Carlos Enrique Blanco – La niña le dijo al padre: —Papi, salgo al jardín. El padre levantó la vista del libro que estaba leyendo y respondió: —Está bien, tené cuidado con las flores que plantó hoy tu mamá. Sonriendo, la niña abrió la puerta

mar-plata-Lucia-Perez-asesinada_CLAIMA20161012_0310_28

Lucía tenía 16

Por Carlos Enrique Blanco – Lucía tenía 16 años. La drogaron, la violaron, la empalaron, la asesinaron. El horror. El horror multiplicado hasta el infinito. El dolor. Las miles de mujeres asesinadas por el simple hecho de ser mujeres. Hembras. No varones. Hembras. El horror que

TD

Mañana es San Perón

Por Carlos Enrique Blanco – Angel volvió a mirarse al espejo. Estaba impecable. El traje nuevo, la camisa almidonada, el fijador para el cabello. Se acomodó el moño negro con pequeñas pintas blancas una vez más. El pelo firme, prolijo, brillante. Se acercó hasta la ventana,

tv-basura

¿Quién mató a la pregunta, Baby Jane?

Por Carlos Enrique Blanco –  Question, frage, une question, domanda. Pregunta. ¿Qué le pasó a la pregunta? ¿Dónde, cuándo, cómo se perdió? ¿Se perdió? ¿Está muerta, herida, convaleciente? ¿De ser así, se recuperará? ¿Qué diagnóstico tenemos? ¿Qué le sucedió? No hablamos de la pregunta solamente

caperucita

“La Picanita Revoltosa”, presenta:

Por Carlos Enrique Blanco – Editorial infantil “La picanita revoltosa” tiene el agrado de presentar un adelanto del libro “Los clásicos”, de R.F. Camps. Caperucita roja           Caperucita Roja jugueteaba por el sendero en el bosque, cantando y saltando, mientras se dirigía a casa de su

3

Sucursal

Por Carlos Enrique Blanco (escrito en el año 1990) – Un niño grita desaforadamente. No sé por qué llora tanto si sólo le he pisado la mano con mis zapatos de golf. Un guardia armado salva a la madre de morir salvajemente golpeada por mis

13152878_10154624218880663_1078794189_n

Intervención número 6

Por Carlos Blanco| Angélica escuchó ruidos que parecían llegar desde la cocina y, de un salto, bajó de la cama. En la oscuridad de la madrugada, sin prender ninguna luz, con temor, buscó a tientas alguna prenda para cubrir su cuerpo desnudo; un cuerpo espectacular,

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook